Reflexión sobre nuestra #TriArmada en los Juegos Olímpicos de Tokyo

Ya pensando en frío tras dejar atrás los eventos de Triatlón en los JJOO, trataremos de reflexionar en unas líneas sobre lo sucedido con la actuación de nuestra #TriArmada en la cita olímpica.

Realmente tampoco hay mucho que explicar: «Ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos; lo que sí está claro es que tenemos una memoria muy corta». Si bien el 10º puesto de España en la prueba de relevos mixtos sí era un resultado esperado, por supuesto no lo eran los de los eventos individuales. Nuestra percepción ha sido muy distinta a lo que nos esperábamos porque quizá nuestros triatletas nos tenían muy mal acostumbrados. Y es que España impuso su dictadura y ha estado en el centro de las miradas durante muchos años (quizá demasiados). Durante 6 años consecutivos, el campeón del mundo de Triatlón fue un español (Noya 2013, 2014, 2015 y Mola 2016, 2017, 2018); y en 2019 ya nos pareció un «fracaso» que Mola fuera 2º y Noya 3º por el simple hecho de que el ganador ya no fuera un español (Vincent Luis).

Sí, todos esperábamos más en estos Juegos, ellos/as los primeros, pero el nivel cada vez es más alto y todos persiguen el mismo objetivo. Javier Gómez Noya se marcha de las carreras ITU y tan sólo podemos darle las gracias por todo el legado que nos deja. Fernando Alarza y Mario Mola continuarán luchando por tener su plaza en París 2024 y tratar de volver a hacernos soñar como antaño. Todo apunta a que Antonio Serrat ocupe el puesto de Javi en los Juegos de París, y conociéndole se dejará todo por dejar a España en el lugar donde queremos verla. Y si no lo consiguen tan sólo podremos darles las gracias por el esfuerzo.

En vez de estar decepcionados por estos resultados, echemos la vista un poco más atrás y recordemos que España es la potencia número 1 de Triatlón en el mundo, porque lo sigue siendo a pesar de todo. Porque somos un país con 9 mundiales en su palmarés (e incontables podios) que se merece seguir mirando con (muy) buenos ojos a sus deportistas. También a nuestras mujeres, quienes pese a no haber conseguido resultados súper destacados a nivel mundial continúan luchando cada día por abrirse un hueco entre las mejores.

Hubiera sido demasiado bonito mantenerse en esos añorados 2016/17/18 donde sólo se hablaba de España y donde nuestros triatletas parecían estar jugando contra niños. Pero la vida avanza y nuestro deporte (por fortuna) también. Sigamos disfrutando del espectáculo…

SI QUIERES ESTAR AL TANTO DE TODAS LAS NOTICIAS Y RECIBIRLAS AL MOMENTO EN TU TELÉFONO MÓVIL… ¡ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM!