Iván Raña, «El Incombustible»

Sin miedo a ninguna distancia ni a ningún rival. Así es Iván Raña quien, a sus 41 años, sigue compitiendo cada vez que tiene la oportunidad; sin importar si es una prueba de 40 minutos, de 2 horas o de 10. Pocos triatletas a tales niveles se atreven con todo y ante todos, y es algo de admirar hacerlo a sabiendas de «que te van a pintar la cara». Pero eso demuestra su pasión por nuestro deporte y su disfrute cada vez que se pone un dorsal. Un oro en el Campeonato del Mundo en 2002 le avala y le incluye en el Triatlón, en ese altar donde están los que ya no tienen nada más que demostrar. Y quizá esa falta de tener que demostrar es lo que empuja a Raña a participar en diversas pruebas, extremas entre ellas, esté preparado o no para ellas (al nivel que exigen las mismas).

Estas semanas nos ha dejado una clara demostración de esto. Hace dos semanas participó en la Copa del Rey de Triatlón, vistiendo los colores del conjunto gallego «Arcade Inforhouse Santiago», ayudando a este a conseguir la medalla de chocolate a tan sólo 20 segundos del podio y 30 del triunfo. Una prueba sprint en menos de 55 minutos a los 41 años luchando por el triunfo, ‘poca paja’. Este pasado fin de semana tampoco quiso perderse la oportunidad de correr en la Ciudad Condal y participó en la Copa de Europa de Barcelona, donde finalizó el 28º, con una «falta de chispa» en el 5.000 que le impidió luchar por puestos de TOP-10.

Lejos de ser suficiente, el próximo 7 de noviembre estará también en la Copa del Mundo de Valencia. Compartirá salida con varios de los mejores del planeta como Vicent Luis, Kristian Blummenfelt, los hermanos Brownlee y un largo etcétera. Con los mejores, con nada que demostrar y con más de ganar que de perder. 

¡’Chapó’ por la valentía y su exposición a «la habladuría pública»!