Los JJOO de Tokyo 2021 en serio peligro

El COVID-19 nos ha dejado cambiante en cuestión de segundos, y es a lo que obliga a adaptarnos. El pasado 24 de marzo, tan sólo 10 días después de estallar la pandemia en España, el COI anunciaba la suspensión de los JJOO de Tokyo 2020 y su aplazamiento al verano de 2021.

Esta decisión afectaba a todos los deportistas profesionales y a todas sus federaciones, que obligaban a estos a modificar un calendario completo de 2020 y otro de 2021 para garantizar el sistema de clasificación y sus participaciones en la cita olímpica de la manera que menos afectase a los deportistas.

A CONTRARRELOJ Y CON EL AGUA AL CUELLO…

El presidente del COI, Thomas Bach, ha declarado en una entrevista para la BBC que «los Juegos de Tokio tendrían que cancelarse sin tampoco pueden celebrarse el próximo año por culpa del covid-19. No se puede emplear para siempre a 3.000 ó 5.000 personas en un Comité Organizador. Tampoco se puede cambiar todos los años el calendario deportivo completo en todo el mundo y afectar a las principales federaciones. No puedes dejar que los atletas estén en una constante incertidumbre».



 

Si todo parecía claro para su celebración en verano de 2021, la pandemia no evoluciona como se esperaba y el COI se ve con el agua al cuello ante los posibles rebrotes y la falta de vacunas.

¿JJOO A PUERTA CERRADA?

Otra de las opciones para minimizar al máximo el peligro de contagio sería, como están sucediendo en todas las pruebas actualmente, su celebración a puerta cerrada: «No es lo que nos gustaría porque parte del espíritu olímpico radica también en la unión de los aficionados, pero necesitamos más tiempo para considerar si eso es posible».

También Bach ha asegurado que tanto la posibilidad de pruebas con público como a puerta cerrada tendría que ser siempre y cuando existiera vacuna para el coronavirus; ya que de no existir, es seguro al 100% que no habrá Juegos Olímpicos: «Lo más importante es organizar unos juegos en un entorno totalmente seguro para todos los deportistas y personas que forman parte de la organización».