Héctor Catalá & Albert Moreno, medallas como recompensa al camino

Una de las grandes alegrías de estos Juegos Paralímpicos de Tokyo nos la ofrecieron Hector Catalá y Gustavo Rodríguez, quienes se hicieron con la medalla de plata en categoría PTVI (deficiencia visual). Un largo camino dedicado al esfuerzo y al deporte de élite, donde todo parece un camino de rosas pero no siempre es así. El mismo ejemplo nos lo ofreció Albert Moreno con su segunda plaza en Challenge Davos; un resultado que llega al de Igualada tras unos meses bacheados sin recoger la siembra cosechada. 

HÉCTOR CATALÁ: TODO AL ROJO POR LA GLORIA

La «precariedad» que se vive en los deportes minoritarios hizo al paratriatleta valenciano plantearse su futuro profesional en 2016: «Tenía muchas dudas sobre qué hacer con mi futuro. Estaba creciendo como deportista, pero el trabajo me demandaba más», confesaba en sus redes sociales.

Apostó todo por el deporte y no se equivocó: «La opción lógica, común e incluso sensata era “hacer carrera” como ingeniero. Pero algo dentro de mí me decía que, por una vez en la vida, tenía que arriesgar, salirme del camino marcado y no escuchar demasiado todos esos consejos que (sabiamente) me decían que me equivocaba. La decisión estaba tomada y decidí bajarme de un tren para empezar a construir uno. Sin saber nada, sin recursos, simplemente con ilusión. Bueno y con consecuencia y compromiso«.

Todo se resume en una frase que le dijo su padre cuando Catalá tomó la decisión de apostar todo por el deporte: “Hagas lo que hagas, no te quedes a medias”.

ALBERT MORENO: ACEPTAR Y ADAPTAR

Este mismo fin de semana también fue el renacer de Albert Moreno. El triatleta catalán fue 2º en Challenge Davos tras Roberto Sánchez Mantecón, un podio que llega para él tras superar muchas piedras en el camino este 2021. Muy diferente lo que se ve en el deporte de alto nivel desde fuera a cómo realmente es desde dentro: «Aparentemente todo es sencillo en el mundo del deporte, pero ser realista a veces hace que nos salgamos de esta burbuja que te absorbe».

En el caso de Albert, su vida tuvo que cambiar (o más bien adaptarse) tras el nacimiento de su hijo, un nuevo reto que le ha puesto la vida por delante: «Adaptarse a esa situación ha sido un reto super apasionante , pero en ese proceso toco verse competitivo como fue en Gran Canaria y luego quizás al verme así me relaje y en Andorra me vi que no podia con todo. Me vine abajo, toco remar a contracorriente, y mas aún del abandono de nuevo en Alpe d´Huez. Esos altibajos he entendido que suceden, y mas cuando buscamos ser maquinas, en un mundo que se rige por la competitivdad».

Pero todo tiene unas pautas: «Entender, tolerar y mejorar», confiesa ‘El Morenito de Igualada. «Hoy me vuelvo a sentir competitivo, super motivado y con mucha confianza en mi mismo. Y es que si luchamos, creemos y lo sentimos, podemos conseguirlo».

SI QUIERES ESTAR AL TANTO DE TODAS LAS NOTICIAS Y RECIBIRLAS AL MOMENTO EN TU TELÉFONO MÓVIL… ¡ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM!

Foto 1: Yago Urrutia / Foto 1: Albert Moreno
Israel Sharón González Pavón