Macario Llorente bajará las persianas tras perder la distribución de Shimano

70 familias al borde de perder su empleo en el peor año posible. Muy complicada la situación que vive Macario Llorente, que ve como en el mejor año para el sector ciclista, todo su negocio se desploma por la decisión de otra marca. Shimano comunicaba este mismo verano que se desvincularía de Macario como distribuidor en España para comenzar a distribuir la misma marca sus productos en nuestro país tras la marca «Shimano Iberia».

Esta decisión ha puesto contra las cuerdas a más de 30 años de historia de Macario Llorente. La distribución de productos Shimano supone más de un 75% de la facturación de Macario, por lo que se hace totalmente inviable el negocio perdiendo a este como cliente.

La dirección de la compañía tratará de buscar alternativas para no tener que despedir a la plantilla completa mientras emite un comunicado oficial a la par que los trabajadores crean un comité para tratar de verse despedidos en los próximos meses:

«El pasado mes de julio se hizo pública la decisión de Shimano de comenzar la distribución y representación de sus marcas en España a partir del 1 de enero de 2021.

Desde entonces y hasta el 31 de diciembre Macario Llorente ha trabajado y trabajará como lo ha venido haciendo desde hace más de 30 años para que todos los productos de la marca japonesa estén disponibles con normalidad en todas las tiendas.

En todo caso, las limitaciones que se pueden estar produciendo en el suministro de algunos productos se deben al impacto que la pandemia Covid-19 ha tenido en los procesos de producción y son generalizadas en toda la industria de la bicicleta, no achacables al cese de la distribución. A pesar de ello, desde Macario Llorente estamos realizando un gran esfuerzo por actualizar y servir con eficiencia todos los productos a nuestros clientes.



 

La distribución de Shimano en España supone un importante porcentaje de la facturación de Macario Llorente y su pérdida ha supuesto un duro revés para la empresa. Desde hace meses, la prioridad de la dirección de Macario Llorente ha sido analizar distintas fórmulas que aseguren la sostenibilidad de la empresa, pero a pocos meses de la finalización de la distribución de Shimano, no se han encontrado soluciones viables.

Teniendo en cuenta la actual situación, el pasado 22 de septiembre se ha notificado a la plantilla de Macario Llorente el deseo por parte de la Dirección de iniciar y negociar un Expediente de Regulación de Empleo.

Todos los trabajadores de Macario Llorente han sido claves para conseguir que la empresa se haya convertido en parte de la historia de la industria de la bicicleta en nuestro país y siempre han sido un importante pilar de atención para esta. Por eso, desde la Dirección de la empresa, y en especial por parte de la familia Llorente, existe la voluntad firme y sincera de buscar un acuerdo positivo para todas las partes.

Por otro lado, también queremos garantizar un cese de la actividad ordenado y responsable que afecte lo menos posible a las marcas representadas y a nuestros clientes. La empresa no cerrará por completo el 31 de diciembre, permaneciendo activa en 2021.

Macario Llorente siempre había tenido la ambición de seguir con su actividad durante al menos otros 70 años, continuar con la representación de los intereses de una gran empresa como Shimano con la que siempre hemos mantenido una relación de sincera colaboración y amistad empresarial. La industria de la bicicleta está sufriendo profundos procesos de transformación que afectan a todos los aspectos del negocio, incluido el modelo de distribución. Macario Llorente está viviendo el amargo impacto que algunos de esos cambios pueden llegar a suponer. En todo caso, en estos momentos tan complicados estaremos a la altura de nuestra historia».