Los triatletas cántabros recogen firmas para pedir un cambio en su federación

Por todos (o casi todos) los aficionados nacionales ya son bien conocidas las numerosas historias que giran en torno a la federación cántabra de Triatlón, donde sus propias normas y ‘quehaceres’ son lo que predomina en su calendario de competiciones. Mientras todas las federaciones están totalmente (o en camino) profesionalizadas, la federación cántabra sigue a los mandos de personas que no se dedican exclusivamente a ello, por lo que quizá no se les pueda exigir en gran medida; aunque si reprocharles cuando las cosas no se hacen como se debería. Precios altos para lo que ofrecen, tráfico abierto, pruebas improvisadas, suspensiones con la competición en marcha, y un largo etcétera. La última desdicha ocurrió el pasado fin de semana en Suances; cuando la competición ya estaba en marcha y se da un aviso de que se suspenda la misma por problemas con el tráfico.

Para intentar acabar con esto, los triatletas cántabros han lanzado una petición de firmas en la plataforma «Change.org» para demostrar su descontento de ir siempre ‘a la cola’ del resto de regiones:



 

«Desde hace años los triatletas, y nuestro calendario es el “hazme reír” de compañeros y resto de federaciones nacionales. Por todos es sabido que históricamente los nuestros eran triatlones de “charanga y pandereta” donde poder hacer trampas en el agua, donde era norma y costumbre saltarse boyas (sin dorsales en el gorro), apuntarse por email, no tener boxes adecuados y en muchos casos sin pasillo de compensación, correr en circuitos abiertos al tráfico, sin voluntarios en los cruces ni señalización de circuitos.Estamos demasiado acostumbrados a un calendario eternamente inamovible (mismas citas año tras año), sin ningún tipo de calidad en las competiciones, sin salir de polígonos o de carreteras angostas con innumerables vueltas cuál conejos. Durante años hemos tragado con todo, incluso nos hacía gracia ser los “globeros” del triatlón. Sabíamos que eran baratas las competiciones y con eso valía, pero, ¡Basta ya!. Esto no cambia, o lo hace demasiado lento. Los precios ya no son tan baratos, las cosas cada vez se hacen peor, y nada ni nadie hace nada por remediarlo pese a que en muchos casos se mejoraría tan solo con poner interés en hacerlo. Son demasiados años de presidencia de una sola persona, y es sano que hayan cambios. Que esto no se convierta, más, en un cortijo propio. En la empresa de un único socio que habitúa a hacer lo que quiere. Es hora de profesionalizar el triatlón Cántabro, de estar al nivel de este deporte y de otras federaciones. El momento de atraer talento, de tener más y mejores escuelas y que el triatlón femenino no sea solo una mínima representación. Lo ocurrido en San Vicente de la Barquera y Suances son las gotas que colman el vaso, ya basta de dormitar, de quejarnos en silencio. Hoy empieza el cambio, hoy vamos a cambiar este deporte en Cantabria!»

Puedes firmar aquí.