Las peculiares piscinas de Cristóbal Dios y Judith Corachán para salvar la cuarentena

En época de confinamiento casero cada deportista salva los entrenamientos como buenamente puede. En la mayoría de los casos hay que conformarse con un rodillo para la bicicleta y algo de core; otros pocos afortunados cuentan con cintas de correr, y otros tienen que poner en marcha unos buenos remedios caseros para intentar perder el mínimo de forma en el agua posible.

Es el caso de los triatletas profesionales de media y larga distancia Cristóbal Dios y Judith Corachán, quienes no han aguantado más sin nadar y han recurrido, cada uno, a lo que tenía a mano. En el caso de Cristóbal lo hace en una especie de pileta de piedra situada en mitad del patio de su casa, en Galicia y con agua de pozo, por lo que no destaca precisamente por su buena temperatura (y por supuesto con neopreno).

En el caso de Corachán, lo hace con una piscina de plástico típica para refrescarse en verano, situada en el garaje de su casa. Al igual que Cristóbal, con neopreno y atada por los pies. Un remedio casero y simple con lo que la propia triatleta bromea: «No os asustéis, es muy casero, pero esto no estaba preparado».

Aquí compartimos los vídeos de ambos triatletas poniendo a prueba sus ingenios, y seguro que no serán los últimos…