Gustavo Rodríguez entierra la polémica del supuesto drafting en los puestos delanteros del Half de La Rioja

Ayer a mediodía se incendiaba el Facebook a raíz de una publicación del también triatleta de larga distancia, Diego Paredes, en el que se acusaba a Pakillo Fernández, tercero en la prueba, de haber realizado drafting durante el segmento ciclista del Triatlón MD de La Rioja. Unas imágenes eran la mecha que daba lugar a, más que un debate de Triatlón, un programa de salsa rosa; donde las acusaciones y las faltas de respeto eran el principal aliciente. Muchos comentarios defendiendo a una parte y a la otra, sobre si dos imágenes podían ser suficientes para acusar a una persona de drafting o sobre si fueron tomadas en momentos donde no pueden servir como acusatorias (subidas, adelantamientos, etc.)



 

La polémica la cierra el propio Gustavo Rodríguez, vencedor de la prueba, con un post a través de su página de Facebook donde defiende a Pakillo Fernández y le declara inocente de haberse aprovechado tanto de él como de Joan Ruvireta para aguantar el fuerte ritmo de cabeza al que volaron estos tres para jugarse el triunfo. El gallego declara que Ruvireta siempre dejaba una más que amplia distancia, mientras que Pakillo iba algo más al límite, pero que no considera que en ningún momento incumpliera las normas: «Sinceramente me asombró para bien la distancia que dejaba Ruvireta, muy poca gente vi circular con tanto respeto a la distancia… de hecho se lo comenté y agradecí nada más acabar la prueba… Tanto tanto espacio, que hasta mi ego ciclista se veía dolido por no ser capaz de dejarlos atrás y no tener una excusa fácil a la que achacarlo», declaraba en tono humorístico Rodríguez.

«Pakillo, es cierto que no dejaba tanto espacio como Ruvireta, pero los metros que dejaba los puedo valorar como dentro de lo correcto. Normalmente si cuando voy acoplado y echo una visual por debajo del sobaquillo, no veo ninguna rueda delantera, lo doy por bueno, y aquí éste fue el caso. Además, con el plus de que en determinado momento Pakillo se puso a tirar en el frente del grupo… con dos cojones!!! y en España (fuera ya es otra historia ) os puedo asegurar que no creo que llegasen a 5 personas que lo intentasen», concluye el gallego en su defensa al de Almendralejo.