Flora Duffy continúa su reinado tras alzarse con el oro en Los Juegos de la Commonwealth

Desde la salida de Jorgensen, solo hay un nombre en el triatlón femenino: Flora Duffy. Lo viene demostrando desde 2 años atrás y hoy, lo ha vuelto a hacer.

Duffy y Jessica Learmonth lideraban la prueba desde las primeras brazadas e imponiendo un ritmo frenético tan pronto como montaron sobre sus bicicletas. Los dos trabajaron juntas para sumar una diferencia suficiente como para mantenerlos alejados del grupo perseguidor, que incluía algunas triatletas fuertes, como Ashleigh Gentle, Vicky Holland o Joanna Brown. En la T2, tras un recorrido ciclista rápido y llano, el dúo líder ya contaba con una renta de un minuto respecto a las perseguidoras.

Los 5 kilómetros finales dejaban a Duffy al frente de la prueba, que se marchaba en solitario dejando atrás a Learmonth, que trataba de mantener el ritmo, mientras miraba continuamente para atrás, donde se acercaban peligrosamente Coldwell, Holland, Gentle y Brown.

Agarrando una bandera de Bermudas, Flora Duffy cruzó la línea de meta para reclamar su primera medalla de oro en los Juegos de la Commonwealth, deteniendo el reloj en 56 minutos y 50 segundos. «Me estoy acostumbrando a la presión. Tras ganar el mundial ITU en 2016, tuve que acostumbrarme, es el lugar en el que me encuentro. Habrá prensa y aficionados mirándome todo el tiempo, así que solo trato de olvidarme y hacer lo mío. Siempre he soñado con esto, así que no puedo dejar que me afecte», explicó Duffy tras cruzar la línea de meta.

La segunda plaza fue para la británica Jessica Learmonth, que cruzaba fundida el arco de meta: «Estoy en éxtasis. Hacía mucho calor y estoy más acostumbrado a la lluvia”.

La medalla de bronce iba para un sonriente Joanna Brown. Después de sufrir una dura caída en la WTS de Abu Dhabi hace cuatro semanas y fracturarse el hombro, ni siquiera sabía si podría competir en los Juegos hace un par de semanas. «No hay palabras para describir este sentimiento en este momento. Ha sido un mes muy caótico, pero he tenido el equipo más increíble de médicos, fisioterapeutas y entrenadores que me han ayudado mucho», dijo la canadiense a los medios que la esperaban en la zona postmeta.

El amargo cuarto lugar fue para Vicky Holland, quien se llevó el bronce en Glasgow 2014, pero no pudo mantener el ritmo de Brown en los últimos metros de la carrera, mientras que la australiana Ashleigh Gentle cruzó la línea de meta en la 5ª posición.

Tampoco tuvo su día la neozelandesa Andrea Hewitt, que finalizó en el 13ª posición. Una de las triatletas más veteranas en el ‘campo de batalla’, hoy con 36 años, que perdió casi 50 segundos en el segmento de natación, algo que la lastró para el resto de la prueba.