5 trucos para que no se empañen tus gafas de natación

Se empañan las gafas, el horror del nadador o triatleta. Si nos ocurre en piscina se puede sobrellevar, pero cuando es en aguas abiertas, y más en competición… ¡Es una auténtica pesadilla! Aunque tendamos a pensar que es lo habitual, existen varios remedios caseros y varios ‘low cost’ con los que podemos remediarlo. Que se empañen las gafas supone que no podamos guiarnos en aguas abiertas, que no podamos coger pies o simplemente, que no afecte a nuestro rendimiento pero que nos haga no disfrutar del momento como se merece.

¿Por qué se empañan las gafas de natación?

Todas las gafas destinadas a nadar vienen de fábrica con un recubrimiento anti-vahó por la parte interna del cristal. Según la calidad de las mismas, puede ser más duradero o menos, pero incluso las más TOP, con el tiempo comienzan a empañarse. Esto se produce por una condensación por la diferencia de temperatura del cuerpo, del agua y del exterior. Cuando paras en el borde puedes probar a mojarlas y desaparecerá, pero a los pocos minutos volveremos a encontrarnos de nuevo con el mismo problema, y en muchas ocasiones más agravado.

TRUCOS PARA EVITAR QUE SE EMPAÑEN LAS GAFAS

1. Ponernos las gafas antes de comenzar la sesión y no moverlas.

Es un método un tanto «incómodo», ya que siempre apetece quitárselas entre ejercicio y ejercicio. Pero al ponerlas en seco, mantienen la función anti-vaho, que se pierde en cuanto las mojamos una sola vez (o nos entra una gota de agua de manera involuntaria).

2. Spray anti-vaho

El método menos tradicional pero el más efectivo. Por un módico precio de 7€ tendrás un spray que te durará varios meses, incluso una temporada o varias si no lo usas con mucha frecuencia. Hay muchos tipos y muchas marcas diferentes, pero todos tienen la misma función: crear una película en la parte interna del cristal que hará que duren sin empañarse mucho más tiempo. Ideal para entrenamientos en aguas abiertas, competiciones, o entrenamientos importantes en la piscina. Si se aplica el spray y no las quitamos ni hacemos que entre agua, puede aguantar una travesía larga o la natación de un Triatlón distancia FULL.

VER SPRAY ANTI-VAHO

3. Saliva

El método más sencillo y eficaz, pero para corto plazo. Al echar saliva en el dedo y frotarla por los cristales, creamos una película que evita la condensación de los cristales. Podremos ver usando este método a nadadores incluso en competiciones importantes, ya que está demostrado que es el truco más eficaz para unos pocos minutos. En cuanto la saliva se seca, la visión será muy borrosa y se volverán a empañar; pero no importará si la competición ha terminado.

4. Champú para el pelo

Unas gotitas de champú para el pelo en cada cristal 15 minutos antes de su uso, a continuación se enjuagan y… ¡Como nuevas hasta un tiempo máximo de 1 hora! Al igual que el spray anti-vaho, crea una fina película que evita la condensación.

5. Toallitas húmedas

Las típicas toallitas para limpiar las gafas de ver, también son una gran solución para nuestras gafas de natación. Estas poseen un líquido con mezcla de agua y alcohol, que al restregarlo por la parte interna y externa del cristal, hacen función anti-vaho; aparte de dejarlas limpias siempre, aumentando así la claridad de visión. Tienen que ser toallitas especiales para gafas, ya que otras podrían rayar los cristales.

¡Pon en práctica estos métodos y a disfrutar de tu natación!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.