El Triatlón también es un deporte de contacto, y los españoles salen malparados en Abu Dhabi

Aunque en pruebas populares no es tan abundante, en pruebas ITU está a la orden del día. Golpes y más golpes durante todo el segmento de natación, por no hablar de las boyas, donde incluso a través de la TV, se pueden apreciar auténticas batallas.

Hace un par de años veíamos una foto de Noya con el ojo y el pómulo ensangrentado tras recibir un puñetazo y clavársele las gafas en el rostro. Pues esta vez, “las batallas” también se ciernen sobre los españoles, esta vez en Abu Dhabi.

Fernando Alarza recibía un duro golpe durante el segmento de natación. En la imagen de la izquierda se aprecia como ha quedado su ojo tras ese impacto. El talaverano se lo tomaba con humor refiriéndose al Triatlón como swim/boxing-bike-run.

Por otra parte, el rodense David Castro salía peor parado, y esta vez le tocaba salir “por la puerta de enfermería”. Golpes, agarrones y algún triatleta con las uñas más largas de la cuenta le dejaban K.O y acaban con su carrera, tras salir del agua aturdido y con el mono bajado, lo que le hizo perder tiempo al tener que ponérselo bien con los jueces y hacerle perder cualquier opción de poder finalizar la prueba.

Una vez más queda claro. El Triatlón…también es un deporte de contacto.