El lado más humano de Jan Frodeno

El pasado 11 de abril, en plenta cuarentena por el COVID-19, el triatleta alemán Jan Frodeno afincado en Gerona, completó un IRONMAN indoor para recaudar fondos para la lucha contra el COVID-19. En este evento solidario bajo techo lo acompañó (desde su casa) su compañero de entrenamiento y amigo Nan Oliveras; a quien le sirvió para debutar en la distancia: ¿Y qué mejor que para una causa como esta? Ambos recaudaron más de 200.000€, destinados a diferentes ámbitos de la lucha contra el virus en la zona de Girona y alrededores. 

Parte de ese recaudación, en concreto 50.000€, han sido entregados esta misma semana a un comedor social de Girona para dar de comer a más de 200 menores sin recursos. También realizó una compra de respiradores para el Hospital de Josep Trueta así como donar parte de esa recaudación a ONGs y otras entidades sin ánimo de lucro de la zona.

El ex campeón olímpico junto con su mejor, la también estrella mundial Emma Snowill, demuestran una vez más su gran compromiso y amor por nuestro país; que desde hace varios años es su lugar de residencia y donde están creciendo sus hijos. Jan Frodeno, un crack dentro de la competición con un corazón inmenso fuera de ella.