El IRONMAN e IM 70.3 de Barcelona en la cuerda floja por un posible rebrote en la ciudad

Si bien la incertidumbre se cierne sobre principios de verano y todo parecía más despejado para la llegada del otoño, un comunicado de la Consejería de Salud de Cataluña puede dar una vuelta radical a la situación en esta región.

Dos de las pruebas de media y larga distancia más importantes de nuestro país están programadas para el 4 de octubre: el IM Barcelona y el IM 70.3 Barcelona; ambas el mismo día y de manera paralela. Si bien parecían seguras asentadas en esa fecha, parece que todo puede cambiar como asegura el sistema de emergencias médicas de Cataluña.

Como informaba el medio ‘La Vanguardia’, se espera que un rebrote en el mes de octubre sacuda la ciudad condal y se pueda alargar, en el peor de los casos, hasta el mes de abril de 2021. De hecho, según ha conocido el medio local, incluso se ha pedido ya a los médicos que no soliciten vacaciones a partir de septiembre.

La consejera de salud, Alba Vergés, ha pedido «extremar las precauciones y vigilar el número de contactos con el que nos exponemos”, así como «evitar estar en zonas concurridas y suspender la celebración de actos multitudinarios». Este último punto sería el que pone en serio peligro la celebración de ambas pruebas. Más de 3000 participantes (tirando por lo bajo), de presencia internacional y en un ámbito deportivo; los peores ingredientes para ese posible rebrote de la pandemia. De cumplirse esta premisa y tener que suspender ambas pruebas, a buen seguro no tendrán luz verde hasta casi entrar el verano de 2021…

 



 

Israel Sharón González Pavón