Cómo ser triatleta en invierno y no morir en el intento

En pleno (y duro) invierno triatlético. Todo se hace mucho más complicado y ‘perezoso’, pero son meses importantes para hacer un buena base de cara a las competiciones de verano. El «verano» y buena temperatura llega en diferentes fechas según la zona donde vivas pero, sea cual sea, es complicado recuperar en semanas o un par de meses todo lo que no se ha hecho durante el invierno y con frío.

ALÍATE CON EL GIMNASIO Y/O EL ENTRENAMIENTO INDOOR

Para la gran mayoría es aburrido, pero es muy necesario para ‘salvar’ muchos entrenamientos cuando en el exterior hay lluvia o las temperaturas son muy bajas. En la gran mayoría de los gimnasios de hoy en día hay bicicletas de spinning y cintas para correr, y con eso será suficiente para salvar los entrenamientos de ciclismo y carrera a pie. Si además tu complejo deportivo cuenta con piscina… ¡Todo en uno!

También recomendable tener un rodillo de ciclismo en casa para montar en él la bicicleta cuando los caminos o carreteras no estén aptos para ello. Una peli, un buen bidón de agua… ¡Y a pedalear!

MATERIAL DE TRIATLÓN PARA INVIERNO

También es muy importante tener un correcto material de Triatlón para enfrentarse al invierno y no «morir en el intento». En el gimnasio o haciendo ciclismo indoor en casa nos bastará con ropa de verano, pero tendremos que abrigarnos correctamente cuando lo hagamos en exterior. Para la bicicleta prendas de invierno largas y de calidad, cubrebotines, gorro, braga y, de lo más importante, unos buenos guantes; ya que, aparte de que no queremos pasar frío en las manos, puede ser peligroso si no tenemos una sensibilidad suficiente. 

Para la carrera a pie más de lo mismo, mallas y térmicas largas y algún accesorio para cabeza, cuello y manos será suficiente. Bien abrigados pero sin excedernos, ya que el cuerpo no pasará tanto frío como en bicicleta y un excesivo calor corriendo hará que nos agobiemos y nos cansemos antes.

 



 

Israel Sharón González Pavón