A punto de esfumarse por completo el sueño olímpico de Gwen Jorgensen

Tras su oro olímpico en Triatlón en Río 2016, la estadounidense Gwen Jorgensen tomó la decisión de retirarse del Triatlón para conseguir un nuevo sueño olímpico: esta vez en el atletismo. La que fuera la indiscutible dominadora del triatlón mundial, se echaba a un lado en el mejor momento de su carrera deportiva; algo incomprensible para muchos per necesario para ella.

Hasta el momento, una maternidad en el año 2017 y muchos intentones por situarse como una de las mejores americanas sobre la pista y el asfalto, algo que la ha sido imposible. Tras hacer buenas marcas como 15:07 en 5.000 o un 8:48 en 3.000, a Jorgensen se la esfuman por momentos sus bazas de estar en Tokio. Tras desestimar la maratón, ser olímpica en 5.000 o 10.000 eran sus únicas posibilidades. Este fin de semana, la opción del 5.000 se esfumó por completo tras estar muy lejos de sus compatriotas en los ‘trials de EEUU’; eventos que darían las plazas olímpicas a sus nacionales.

Un registro de 15:50 con 9ª posición es más que insuficiente para ocupar una de las tres plazas con las que cuenta el país para la prueba de 5.000. Sus compañeras Elise Cranny (15:27.81), Karissa Schweizer (15:28.11) y Rachel Schneider (15:29.56), sin hacer tampoco sus mejores registros, conseguían estas plazas.

Ahora sólo queda una opción para Jorgensen: el 10.000 en pista. Para ello, este próximo sábado deberá estar en la final llegando en su mejor momento para lograr ser una de las mejores americanas; algo que no tendrá nada fácil. ¿Lo conseguirña?

SI QUIERES ESTAR AL TANTO DE TODAS LAS NOTICIAS Y RECIBIRLAS AL MOMENTO EN TU TELÉFONO MÓVIL… ¡ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM!